Las infecciones vaginales son padecimientos que provocan irritación, dolor al mantener relaciones sexuales, sangrado leve, dolor o ardor al orinar, entre otras molestias. Las causas de su aparición no siempre están relacionadas con la actividad sexual, también se contemplan otras como: falta de higiene, ropa interior de materiales o talla no adecuados, el uso de algunos antibióticos, etc.

Entre las infecciones con mayor incidencia están:

Candidiasis: es provocada por un hongo. Genera flujo banco blanco, picazón, irritación y sarpullido.

Vaginosis bacteriana: aparece debido a un desequilibrio en la flora bacteriana relacionado con las duchas vaginales, la toma de antibióticos o alteraciones hormonales. Genera fujo excesivo, mal olor, ardor y picazón.

Tricomoniasis: enfermedad de transmisión sexual causada por un parásito protozoario. Es una enfermedad muy común y curable. No siempre presenta síntomas, pero cuando los hay pueden ser picazón, ardor, enrojecimiento o dolor en los genitales, molestias al orinar y una secreción transparente, blanca, amarillenta o verdosa.

Clamidia: producida por una bacteria, afecta a hombres y mujeres. Los síntomas, no siempre presentes, incluye flujo vaginal anormal, sensación de ardor al originar y dolor durante las relaciones sexuales.

Es importante que, al presentar cualquier molestia acudas con ginecólogo para que te solicite las pruebas de laboratorio necesarias, ya sean exámenes de orina, cultivos de secreciones o pruebas específicas para cada enfermedad.

En Labsus disponemos de una amplia oferta de análisis clínicos. ¡Llámanos! seguro podemos ayudarte.

Con información de: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Policlínica Metropolitana y Medline Plus.