Las hormonas son una sustancia reguladora que el cuerpo produce para estimular a células y tejidos específicos para que estos actúen. En cuanto a la fertilidad, las hormonas femeninas y masculinas juegan un papel principal a la hora del embarazo. En Labsus te contamos sobre lo que necesitas saber sobe estas pruebas.

PRUEBAS HORMONALES MASCULINAS
La infertilidad no es solamente un problema femenino. La verdad es que más de un tercio de las parejas que no pueden concebir es debido a la infertilidad masculina, y a menudo la causa es un desequilibrio hormonal. La infertilidad en el hombre por lo general se debe a problemas con el semen y la potencia de los espermatozoides, incluso un bajo recuento de espermatozoides, poca motilidad y un exceso de espermatozoides deformes o ineficaces. Las pruebas hormonales masculinas y los tratamientos pueden ayudar a generar un balance apropiado en las hormonas reproductivas masculinas.

Estas pruebas miden:
-La testosterona que se produce en los testículos para estimular la formación de esperma y su motilidad.
-La hormona foliculoestimulante (FSH) que estimula la producción de esperma.
-La hormona luteinizante (LH) que estimula los testículos para la producción de testosterona.

PRUEBAS HORMONALES FEMENINAS
Cada mes, las hormonas femeninas preparan el cuerpo para la concepción, y las irregularidades en su ciclo menstrual pueden indicar un desequilibrio hormonal que puede afectar sus probabilidades de quedar embarazada. Algunas hormonas relacionadas con la fertilidad femenina son:
-Estrógeno, la hormona principalmente responsable por el desarrollo de la membrana que recubre el útero (endometrio).
-Progesterona, una hormona que se produce después de la ovulación que es de suma importancia para la implantación.
-Andrógenos, que los ovarios y las glándulas suprarrenales producen en pequeñas cantidades.
-Prolactina, una hormona que puede provocar varias disfunciones reproductivas si se produce en exceso.
-La hormona foliculoestimulante (FSH), que estimula los folículos dentro de los ovarios para producir estrógeno y pequeñas cantidades de progesterona.
-La hormona antimulleriana (AMH), que refleja la cantidad de óvulos saludables y seleccionables (reserva ovárica).