Uno de los estudios médicos no invasivos que ayudan a los médicos a diagnosticar o a tratar enfermedades, es el estudio por ultrasonido o ecografía. Este en realidad es un procedimiento totalmente seguro e indoloro que produce imágenes del cuerpo utilizando ondas de sonido. El equipo utiliza una sonda llamada transductor y un gel que se coloca en la piel. Un aparato especializado produce ondas de alta frecuencia a través de la sonda, hacia adentro del cuerpo, el equipo recolecta los sonidos que rebotan para crear una imagen a través de una computadora, de la misma manera que lo hace un sonar.

Los estudios de ultrasonido son auxiliares para diagnosticar la causa de hinchazones, dolores o infecciones en órganos o zonas específicas del cuerpo. También, es una prueba prenatal disponible para dar seguimiento puntual a las embarazadas, durante todo el periodo de gestación. Las ondas sonoras muestran la imagen del bebé en el útero y permite llevar un control médico, durante todo su desarrollo. Dependiendo de como esté posicionado el bebé y el mes en que se haga el estudio, puede verse las manos, piernas, cabeza, sexo, etc.