Una biopsia es principalmente la extracción de un tejido de alguna parte del cuerpo para examinarla en un laboratorio para detectar o no la presencia de alguna enfermedad. Te contamos sobre esto y encuentra en Labsus algunos exámenes disponibles.

TIPOS DE BIOPSIAS
-Biopsia por punción percutánea: Se extrae un tejido a través de una jeringuilla. Las biopsias por punción se realizan utilizando radiografías o TACs.
-Biopsia abierta: Se lleva a cabo durante una cirugía en la que se utiliza anestesia local o general.
-Biopsia laparoscópica: Se realizan incisiones muy pequeñas y a través de un laparoscopio el cirujano se guía para llegar a la zona en la que debe extraer la muestra.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA BIOPSIA?
Una biopsia consiste principalmente en la extracción de un tejido para comprobar si en éste existe una enfermedad. Se hacen normalmente para diagnosticar cáncer, aunque  pueden identificar otros problemas como infecciones o desórdenes de carácter autoinmunes. También se llevan a cabo para comprobar si el tejido de un órgano es compatible con un trasplante, buscando posibles señales de rechazo en ellas.


QUÉ DEBES SABER SOBRE LAS BIOPSIAS
-El tamaño de la muestra para biopsia y su ubicación importan: Los patólogos están entrenados para evaluar muchos tipos diferentes de tejidos. Utilizan microscopios poderosos para evaluar las células dentro de cada muestra de tejido.

-El tiempo necesario para obtener los resultados de la biopsia variará: Algunas biopsias pueden realizarse en el consultorio de un médico o en una clínica ambulatoria. Esto incluye biopsias por raspado, biopsias con sacabocados, pruebas de Papanicolaou y biopsias de cuello uterino, e inclusive algunas biopsias por aspiración con aguja fina para los ganglios linfáticos o tiroideos. Estos procedimientos suelen ser bastante rápidos y pueden tardar de 15 a 30 minutos en realizarse, según la parte del cuerpo donde se haga la biopsia.

-Los patólogos se aseguran de que el tejido de la biopsia se use de manera eficaz para determinar un diagnóstico preciso: Los patólogos son los cuidadores de las muestras de tejido y deben ejercer un buen juicio al usarlos. Las muestras nos permiten realizar un diagnóstico correcto. Pero también podemos usar las muestras para realizar pruebas adicionales, como la inmunotinción, que puede identificar dónde se inició un tumor. Esto es realmente muy valioso en el tratamiento del cáncer que se ha diseminado desde otra parte del cuerpo, denominado metástasis.

-Las muestras para biopsia se almacenan de manera segura para ayudar a manejar el tratamiento futuro: Al guardar el tejido para biopsia durante un tiempo largo, el patólogo puede revisar el tumor primario si el cáncer de un paciente vuelve o se disemina en el futuro. Al volver a ver la muestra, podemos averiguar si el tumor primario original ha regresado o si se trata de un cáncer nuevo. También podemos revisar las muestras nuevamente si surgen nuevos tratamientos basados en la genética de un tumor. En otros casos, y solamente si el paciente da su permiso, las muestras para biopsia pueden usarse en investigaciones para ayudar a descubrir tratamientos nuevos y terapias dirigidas.

-Los patólogos buscan múltiples opiniones y los pacientes también pueden hacerlo: Los patólogos comparten todos los diagnósticos de cáncer con sus asociados, en especial cuando un paciente tiene un cáncer que es difícil de diagnosticar o tratar. La mayoría de los laboratorios acreditados requieren que un segundo patólogo confirme el diagnóstico para todos los cánceres.